Mi querida Rabia,

20160524_104105Sonrío pensando en ti. Te echaba de menos, extrañaba cómo me transFormas, me das vida y movimiento. Me sentía adormilada, conformista y apática. Pensaba en ti, pero no quería llamarte, no sabía cómo hacerlo, aunque sabía que me hacías falta. Ahora ya te conozco, sé que cuando vienes, es para ayudarme, para sacarme de un letargo que a veces me atrapa. Ahora te abrazo, te siento, Te Escucho. Sé que depende de mí, de la manera en que te abra la puerta  marcará la diferencia de tu estancia. Momentos en los que no te trataba como te mereces, de vuelta me venían golpes de destino incierto de un futuro que yo marcaba, sin saber ni conocer por qué pasaba. El día en el que decidí escucharte, sin prejuicios de una mala fama, descubrí que tu intención es la del Movimiento de la persona a la que llamas. Sólo necesitaba saberlo, para gestionarte desde tu naturaleza, y aprovecharme de esos empujones que das a personas que esperan que la vida cambie sin dar pasos con ganas.

Gracias por venir, Gracias por ayudarme, Gracias por despertarme. Sólo te lo puedo agradecer, ofreciéndote mi Movimiento de ahora en adelante sin paradas, hasta que me vuelvas a hacer falta.

Palabras que TransForman

Siempre había pensado que la rabia era una emoción negativa, perjudicial y poco saludable. A medida que iba leyendo sobre las emociones y su gestión me iba dando cuenta que el problema no parte de ellas, no existen las emociones negativas, sólo un desaprovechamiento de las mismas. La rabia, te activa, produce movimiento, lo importante es la dirección que nosotros le demos. Escucharnos y reflexionar porqué aparece la emoción. Que nos queremos decir, que anuncia el subconsciente ahogado por nuestras creencias en gritos de socorro desesperado. Desde que empecé a analizar mis momentos de rabia, me di cuenta que me habían llevado a la acción. Inicios de Grandes proyectos en mi vida se Gestaron con la energía que generaba esta emoción, que poco a poco daba paso a la curiosidad y felicidad por objetivos y descubrimientos escondidos en mi interior que veían la luz después de tiempo en una oscuridad apagada.

Ahora la conozco, y la utilizo, aprovecho esos momentos de espalda erizada para dar Movimiento a Bocetos estancados. Es mi gasolina, mi chispa de arranque, la he TransFormado en mi favor y lejos de hacerme daño, la vivo, la entiendo, y la respeto.

Herramientas que transforman.

En un momento de rabia, de enojo, no te quedes con lo básico de la situación que ha activado esa parte del cerebro más primitiva y más esencial. Actúa como el Sherlock Holmes de tu emoción. Algo te está gritando y de ti depende saber usarlo en tu favor.

 

Eli Sánchez

Bocetaira en Acción

 

Anuncios